Marqués de Teverga 2 (Oviedo) - 985271415 - info@clinicafeitobarcena.com

Prótesis

Existen muchos factores que contribuyen a la pérdida de los dientes como la enfermedad periodontal, los traumatismos, el apretamiento así como personas que nacen con la ausencia de algún diente. La pérdida de dientes nos genera un problema tanto estético como funcional. En ocasiones, nos conduce a un cambio a nivel facial o problemas en la masticación dañando así nuestra propia autoestima.

La prostodoncia o prótesis dental es una especialidad de la odontología que comprende el diagnóstico, plan de tratamiento, rehabilitación y mantenimiento de la función, salud y estética de los pacientes que hayan perdido sus dientes o resulten dañados.

Existen dos tipos de prótesis: las fijas y las removibles.Así mismo, dentro de una rehabilitación fija podemos encontrar otras restauraciones como son las coronas, las incrustaciones y las carillas.

Smile. Young beautiful woman with perfect smile over white backg

Las preguntas más frecuentes de nuestros pacientes

 

 

¿Qué son las Prótesis Removibles?

Las prótesis removibles son aquellas que el propio paciente puede colocarse y retirar. Esta clase de prótesis dental se diseña y construye a la medida de las características y necesidades físicas de cada persona, ya que debe adaptarse perfectamente a los tejidos y la forma de los maxilares en los que se apoya para evitar que pueda moverse durante la función. La utilización de las prótesis removibles requiere un periodo de adaptación por parte del paciente. Además, tu odontólogo se encargará de informarte sobre la responsabilidad en el cuidado y limpieza diaria de la prótesis. Durante este periodo de adaptación, el dentista realizará las correcciones que sean necesarias hasta conseguir la completa adaptación de la prótesis a tu boca.

 

¿Qué son las Prótesis Fijas?

Las prótesis fijas no pueden ser retiradas por el paciente. Éstas pueden elaborarse utilizando tus dientes como apoyo; tras una preparación (tallado) cementaremos las nuevas restauraciones. También pueden realizarse sobre implantes, a los que atornillaremos los dientes artificiales permitiendo su retirada y recolección cuando sea necesario por motivos de higiene, reparaciones, etc.

A la hora de restaurar un diente, encontramos diversos procedimientos.

 

¿Qué son las Coronas?

La corona es una restauración individual para un diente, que lo recubre y reconstruye en su totalidad. Son las habitualmente conocidas como fundas, ya que las coronas se colocan sobre la pieza natural del paciente previamente tallada, cementando sobre ella la corona con la forma y color de los dientes adyacentes. Así se consigue que la restauración pase totalmente desapercibida y resulte absolutamente natural.

 

¿Qué son las Incrustaciones?

Las incrustaciones son restauraciones más conservadoras que las coronas. Se usan para reparar dientes posteriores que han sufrido una destrucción que no permite su reconstrucción de forma directa (empaste), pero que mantienen suficiente diente sano como para no ser necesario el uso de una corona. Gracias a la biocompatibilidad, las propiedades ópticas, la estabilidad de color y la buena resistencia mecánica de los actuales materiales dentales, las incrustaciones son un gran avance en la odontología estética conservadora, reemplazando a las coronas cuando el diente conserva suficiente estructura para ser aprovechada.

 

¿Qué son las Coronas sobre Implantes?

Ante la pérdida de una o varias piezas, la colocación de implantes es el método de reposición dental más avanzado para tu boca. Los implantes te permiten recuperar completamente la estética, a la par que la función masticatoria de la manera más eficaz, cómoda y segura. Los implantes se utilizan como raíces artificiales sobre las que, mediante el uso de unos aditamentos específicos para cada caso (pilares), se colocan las coronas imitando la estética de los dientes adyacentes. A diferencia de las coronas sobre dientes, las coronas sobre implantes pueden ser retiradas y recolocadas de nuevo por el dentista cada vez que sea necesario (por reparaciones, higiene, etc.), sin necesidad de elaborar una nueva restauración.

 

¿Qué son las Carillas?

Si no estás a gusto con la forma de tus dientes, este tratamiento es perfecto para tu caso. Las carillas son una técnica de odontología mínimamente invasiva y se usan para corregir defectos de tamaño, forma, coloración, desgaste y de formación del esmalte.

Tras un detallado examen estético-facial y un diálogo para conocer las características y necesidades de tu caso, nuestra especialista, te informará de si este tratamiento es el más adecuado para ti. También estudiará la mejor forma de llevarlo a cabo, intentando minimizar e incluso eliminar el tallado previo de los dientes.

Existen dos tipos de carillas: las de porcelana o cerámica y las de composite.

Las carillas de porcelana son finas láminas hechas a medida que se cementan en los dientes para darles el tamaño, la forma y el color deseados. Para su colocación, suele ser necesario un pequeño tallado del esmalte de entre 0,5 y 0,8 mm, aunque en algunos casos no es necesario. Posteriormente se colocan unas carillas provisionales, y en unas dos semanas se cementan las carillas definitivas. La gama de colores de este tipo de cerámica es muy amplia, lo que permite obtener sonrisas absolutamente naturales.

Las carillas de composite consisten en una pasta de resina compuesta (composite) que se adhiere directamente sobre el diente y se va modelando hasta conseguir la forma y el color deseados. El único inconveniente de esta clase de carillas es que los composites, con el tiempo, tienden a cambiar de color, lo que obliga a retocarlos periódicamente. No obstante, su buen aspecto dependerá de los hábitos y de las características de cada paciente. Por otra parte, son muchas las ventajas que presentan las carillas de composite:

  • En muchos casos puede no ser necesario anestesiar.
  • Se pueden realizar sin tallar los dientes, por lo que no es agresivo para éstos.
  • Se pueden corregir defectos o hacer modificaciones en cualquier momento, sin necesidad de repetir íntegramente el trabajo. Con algún retoque ocasional, pueden durar muchos años.
  • Es un procedimiento reversible. Si no se tallaron los dientes se puede eliminar el material y volver a la situación previa al tratamiento.
  • Son la mejor elección para la gente joven. Por su baja agresividad y alto grado de reversibilidad, conservan al máximo la estructura dentaria sana y dejan las puertas abiertas a cualquier alternativa futura.
  • Se puede terminar el trabajo en una sola sesión.

 

Si quieres mejorar tu sonrisa, pide una cita y valoraremos tu caso sin ningún compromiso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A blog about Wordpress design, development , Software and inspiration http://themesharebd.blogspot.com